domingo, 29 de mayo de 2011

¡A por la quinta Champions!


El Barça confirmó ayer que es el equipo del siglo XXI. La Champions, la antes llamada Copa de Europa, un trofeo para el que parecía vetado está siendo agradecida en los últimos años con lo que le ofrece el club azulgrana: una manera de interpretar el fútbol que sublima este deporte. Son ya cuatro las que tiene en su poder y tres logradas en los últimos cinco años.

Las finales por lo general son siempre emotivas pero de poca sustancia. Esa norma, sin embargo, la está rompiendo el Barcelona una y otra vez. Como no sabe jugar a otra cosa, como no entiende de especulaciones, volvió a jugar a lo suyo ante otro grande del fútbol europeo como el Manchester United. Y ganó con belleza el reconocimiento del mundo del fútbol y el cuarto puesto en el escalafón de equipos de Champions, igualando en trofeos a clubs de la importancia histórica del Bayern de Münich y el Ajax de Amsterdam.

La solidez del proyecto está fundamentada en un grupo cohesionado con una figura indiscutible, Lionel Messi, rodeado de magníficos lugartenientes (Iniesta, Xavi, Alves...), liderados por la inteligencia y el entusiasmo de su entrenador, Pep Guardiola.

Las perspectivas de crecimiento son tan altas, gracias al chip inoculado de la competitividad que parece difícil pensar que el hambre por vencer pueda saciarse. Por eso, desde ya, y con las enormes posibilidades que hay en este equipo joven, el Barça tiene que pensar ya en ganar la quinta Copa de Europa para que los triunfos hagan justicia con lo que realmente le está dando al fútbol.

El partido de Wembley fue otra exhibición, otro ejemplo de la búsqueda de la superioridad por todo el campo. El Manchester se planteó el partido como una urgencia inicial. Marcar nada más empezar para guardar la renta y sacar rendimiento a la final. Ese era el objetivo. Por eso, comenzó igual que en Roma: presionando arriba a todo trapo, cerrando la salida del Barça. Los azulgrana no encontraban su juego, no encontraban a Messi y no se les veía combinar. Sin embargo, a los diez minutos los ingleses bajaron las líneas, la Pulga empezó a intervenir, Xavi también y la maquinaria se puso de nuevo en marcha.

Llegó el gol de Pedro, a pase de Xavi, pero las ocasiones se sucedían, a pesar de que Rooney en una jugada polémica marcaba el empate. El tono del Barça ya era bueno y la segunda parte, donde siempre mejoran los azulgrana, prometía.

Y nuevamente el Barça se impuso con claridad. Siempre buscando al hombre libre, los movimientos permitían la superioridad en el juego por la inteligente ocupación de los espacios. El Barça llegaba y llegaba y el Manchester retrasaba sus líneas en el mismo área para impedir las ocasiones cercanas a portería. Así es como surgieron los goles de Messi y Villa con disparos de media distancia, con la defensa inglesa sumergida junto a Van der Saar. El Barça si no te supera por dentro, lo hace por fuera, si no es dentro del área, lo hace desde su balcón. Tienen tal calidad y han automatizado tan bien sus movimientos, que así acaba llegando siempre la manera de atacar con peligro.

El Barça ya no habla de los maleficios de Berna o Sevilla, ha superado la asignatura de la Champions con un notable alto y su reto por temporada no puede ser otro que ganarla, y más con este grupo que está haciendo historia. Así pues: ¡¡¡¡A por la Quinta!!!!

(La fotografía es de www.elmundodeportivo.es)

lunes, 23 de mayo de 2011

Ricard Torquemada: "La prioridad es reforzar la delantera" (y 2)


El desequilibrio, el uno contra uno en las posiciones delanteras, es un aspecto que se debe mejorar de forma prioritaria en la plantilla del Barça. Para el analista Ricard Torquemada -periodista de Cataluña Radio- el grupo necesita no uno sino dos refuerzos arriba por encima, incluso, del tan deseado fichaje de Cesc, al que la directiva de Sandro Rosell debería contratar, siempre y cuando hubiera dinero y estuviera a buen precio, pero no lo considera un refuerzo imprescindible. Torquemada comenta en esta segunda parte de la entrevista las ideas que tiene el cuerpo técnico en la confección de la plantilla, que tendrá más integrantes para afrontar la temporada 2011/2012, más intensa todavía a causa de la Eurocopa.

¿Cree, como se está apuntando, que el Barça está en disposición de renunciar al fichaje de Cesc, teniendo en cuenta lo caro que es y que hay soluciones de futuro para cubrir esa necesidad con Thiago, Rafinha o Sergi Roberto?

Todo depende del tema económico. Cesc no debería ser la prioridad. Para mí no, podría ser una prioridad media. La prioridad debería ser arriba y fichar uno o incluso dos jugadores.

¿Un extremo, Alexis Sánchez?

Alguien con uno contra uno y Alexis podría cuadrar en este perfil. Y digo alguien con uno contra uno porque la sensación es que el Barça a nivel colectivo, a nivel táctico, tiene superioridad, y a través del pase tiene mucha iniciativa, pero hay partidos que necesitas romper con uno contra uno. Y para romper con uno contra uno, aparte de Messi, contra rivales como Pepe o alguien que sea muy fuerte físicamente, el Barça tiene a Andrés, a Xavi, que se pueden ir, pero son más de sorpresa, de dribling corto, pero no a 30 metros llevarte a alguien. Y yo creo que alguno tendría que venir con uno contra uno.

¿También un delantero centro?

Más que un delantero centro espero un jugador del perfil de Villa, alguien que se mueva bien al espacio, que es lo que Guardiola quiere, porque como Messi va a jugar de falso nueve, porque es donde ha explotado, necesita delanteros que vayan bien al espacio, que se desmarquen bien entre los dos centrales, que estiren bien al equipo y puedan ser buenos receptores. Por tanto, podría cuadrar perfectamente un delantero centro, pero sobre todo en estas condiciones. Y para mí serían las prioridades.

¿Lo de Rossi está hecho?

No, pero parece que hay dos vías, que son una Rossi y Alexis otra, parece. Son las vías más claras.

¿No son incompatibles, entonces?

Yo creo que no, pero no sé el dinero que tienen, pero yo, desde luego, arriba ficharía a dos, porque ahí vamos muy muy justos. Toda la liga hemos tirado con Pedro, Villa, Messi. Si Bojan puede entrar en alguna operación, como la de Rossi, también lo pierden, y ya no tienen más porque puede que Jeffren tampoco siga... Claro, arriba necesitas gente. Sí que Andrés puede jugar arriba, pero cada vez le gusta jugar más en medio y cada vez el Barça necesita tener los buenos por dentro, para crear superioridad numérica. Si no son estos dos (Rossi, Alexis) sí deben ser de estos perfiles, y luego Cesc, dependiendo del tema dinero.


¿Bojan se va?

Podría. Yo creo que tiene números. Me parece que aún no hay nada comunicado, pero parece que el Villarreal está interesado.

El día de la celebración de la Liga sus palabras daban a entender su marcha.

Todo pinta, pinta, pinta así, por algunos pequeños detalles que se están viendo.

¿Se irá, se supone, con cesión o traspaso con opción de recompra?

Yo creo que sí, porque con 20 años no creo que se lo quiten de encima sin posibilidad de recuperarlo.

¿Cree que recuperarán a Botía para quedárselo o para incluirlo en alguna operación?

Si se recupera a Botía, creo que más para tenerlo como patrimonio para alguna operación que no para tenerlo en el equipo, porque parece un perfil bastante similar a Bartra y no creo que quieran cortar la proyección de los que vienen. Es que se acumulan los que vienen por detrás, y para volver...

También Pep puede mandar un mensaje a los cedidos, de que pueden volver al equipo si siguen trabajando.

Podría ser, pero me sorprendería. A ver. Ahora mismo, el stock de productos de abajo es tan bestia y llegan cada año nuevas hornadas, que el que no coge el tren en un momento clave, luego tienes que marcar mucha diferencia para que arriesguen contigo y frenar a los que vienen.

Hay, por tanto, que alcanzar la excelencia y mantenerla.

Exacto. A mí Botía es un jugador que me encanta, yo lo tendría y sé que a Pep le gustó mucho desde que llegó al Barça B, pero tengo dudas de que arriesguen con esta opción, pensando que Bartra viene por detrás y que tiene 19 años y que parece que les gusta. No lo veo claro. Ahora, también es verdad que necesita más plantilla, más jugadores.

¿Entonces es seguro que Guardiola quiere tener más plantilla la temporada próxima?

La idea es esa. Ya ha visto que llegan muy justos y el año que viene el calendario está muy comprimido por la Eurocopa y parece que la plantilla va a ser un poco más amplia.

¿Están cantadas las bajas de Milito, Jeffren, Maxwell?

Maxwell no lo sé, Jeffren y Milito yo diría que sí.

Una pena la de Jeffren, quizá para repescarlo en el futuro, porque extremos hay pocos en el mercado.

Sí, aunque haya jugado poco, Guardiola le da mucha importancia a estos jugadores, sobre todo jugadores que dan tanta profundidad y que conocen tan específicamente la posición de extremo y, sobre todo, porque él les ha marcado mucho el camino, los ha modelado mucho a su gusto. Pero ha tenido muy pocos minutos en dos años, entre lesiones y el que ha sido el último de la fila, por decirlo de alguna manera. Me sorprendería que hubiese un tercer año de Jeffren. Milito sí que está cantado y Maxwell yo no descarto que se quede.

Si hay una oferta, a lo mejor, ¿no?

Habría algunos jugadores que están un poco en la bolsa de según qué ofertas lleguen y podrían irse.

Keita parece que no

No creo, Maxwell y Bojan estarían así.

¿Mascherano y Abidal se van a quedar a vivir como centrales, por las condiciones demostradas?

Abidal yo diría que sí, porque si los reservas para la posición de central puedes gastar el dinero de un central en otras posiciones. Yo creo que Abidal tiene pinta de tener mucha continuidad como central, como mínimo que sea polivalente, que pueda jugar por fuera o por dentro, pero la temporada que ha hecho Abidal como central ha sido brutal, ha habido momentos en que ha estado a un nivel de central número uno, porque Piqué ha aguantado mucho porque ha tenido que jugar muchos partidos, pero el nivel que ha cogido Abidal ha sido muy grande. Y con Mascherano han descubierto otro tesoro, porque él se ha adaptado bien y porque hay momentos de partido en que es más útil allí que en medio campo, porque en medio campo si has de tener el balón y gestionar el balón, a él le cuesta un poco más, aunque ha crecido mucho. Pero entre Busquets y Mascherano allí, no hay color. En cambio, atrás, él ve el fútbol sin balón como nadie en el mundo, además se siente mejor en la salida de balón, porque tiene más tiempo para decidir. En la idea Barça ahí atrás vive más tranquilo y se le saca más rendimiento y no como mediocentro. En partidos grandes, ¿eh? porque de mediocentro sigue siendo útil.

Entre los principios de Pep Guardiola está el aprendizaje continuo, el que todo se puede mejorar. Este año ha habido momentos en que parecía que la movilidad era menor y, sobre todo, que en el área no se era contundente, como si se mareara la perdiz, como ha apuntado el profesor del comité de entrenadores catalán Álex Sans. Diría incluso que en determinadas fases la presión arriba ha bajado en intensidad respecto a anteriores temporadas. ¿Cree que esto Pep lo tiene en cuenta?

Yo creo que el tema de la presión quizá pueda responder al desgaste, pero como idea es una de sus sólidas convicciones y, para mí, la gran evolución del sistema y la gran aportación de este Barça. Evidentemente que con balón ha crecido respecto a años anteriores, y a Rijkaard y al Dream Team, pero sobre todo defensivamente es donde ha habido el gran cambio, porque el Barça de Rijkaard presionaba muy bien, pero se tenían que adaptar mucho al saber que Ronaldinho no podía morder como muerde Messi.

¿Y el tema del remate?

El tema del remate no es que sea una asignatura pendiente sino que es lo que marca que el Barça gane bien fácil o no gane fácil. Es decir, está tan por encima en la producción y en la capacidad de generar que si está fino, gana fácil y si no, sufre. Sí que falta un poco remate, de gol -hay que tener en cuenta que Messi ha hecho más de 50 goles, que es una barbaridad- pero es normal esta pequeña falta de remate. Villa, en concreto, llega al área, pero para entender lo que ha de hacer y este juego, gasta tanta energía que luego la pierde en lo que ha dominado siempre, que es el remate.


Tengo la sensación de que Villa llega al remate sin chispa

Todo es tan académico que falta un un punto de intuición, de rebeldía, pero, claro, no puedes olvidar la retórica porque lo suyo, lo de este equipo es generar juego y es muy difícil, pero en el momento en que él asuma el funcionamiento colectivo, que le salga de manera más automática, podrá centrar más energías en el remate, en lo que siempre le ha caracterizado. Ahora está tan pendiente de hacer las cosas que tocan en cada momento, que llega a gol un poco distraído o no del todo intenso. Pero sí, es evidente que la efectividad del equipo puede mejorar. De la movilidad no diría tanto, porque todos se mueven y se mueven bien. No sé si moverse más o no moverse también sería positivo.

Pep es un magnífico entrenador, que prepara bien los partidos y orienta muy bien al equipo en los descansos, pero él no es perfecto y además es consciente de que hay siempre capacidad para la mejora. Se ha dicho que sus puntos débiles son su poco acierto en los fichajes y el manejo de los cambios. ¿En qué cree que puede estar pensando Guardiola en mejorar él?

Él no parará de crecer y mejorar porque él eso lo lleva dentro, como persona y como entrenador, y no parará. El día que pare lo dejará. Y no parará porque eso le encanta y lo vive con pasión.

¿Como entrenadores Pep y Mourinho están al mismo nivel?

Son dos grandes entrenadores, pero están en las antípodas en cuanto a las intenciones que tienen y en cuanto a su manera de ver el fútbol. Los dos sacan gran rendimiento a sus ideas, pero son dos estilos diferentes. El estilo Barça lo has tenido que mamar, porque el juego es muy científico, o sea todo se hace por alguna cosa, no hay nada gratuito. Mourinho domina todo lo que es estrategia defensiva, pero él para sentirse cómodo necesita que alguien le proponga para él reaccionar. No es un entrenador que aporte mucho desde el punto de vista de la iniciativa, de mandar, de producir juego. Lo veo mucho más cómodo, y sus equipos han sido grandes, y no es una crítica ni un rechazo, reaccionando. Es muy bueno entendiendo el fútbol defensivamente, sabe como hacer daño a los rivales, y luego aprovecha mucho el fútbol muy vertical, muy directo, muy intenso, con espacios por delante. Son un poco sumas de iniciativas individuales, más que iniciativas colectivas para atacar.

Después de los clásicos y los ataques lanzados desde Madrid, sobre todo por Mourinho, Sandro Rosell anunció decisiones, iniciativas del club, pero que no haría públicas hasta después de la final de Wembley, ¿por donde cree que pueden ir los tiros?

Ha anunciado alguna intención, es verdad, pero no sé por donde van los tiros. Lo ha anunciado y tendrá que hacer alguna cosa. No sé si será una declaración institucional, si se referirá a una cuestión de relaciones diplomáticas entre clubes, no tengo ni idea.

(La fotografía de Torquemada es de www.catradio.cat, la de Bojan, está extraída de www.universalfutbol.es, la imagen de Jeffren es de Efe, y la de Villa pertenece a elpais.com)

miércoles, 18 de mayo de 2011

Torquemada: "El problema del Manchester es el centro del campo"

Es un fino analista del juego del Barça. Cuando pregunta en rueda de prensa parece que lo hace el compañero de Guardiola en el curso de entrenadores. No en vano son de la misma quinta y de la misma sensibilidad futbolística. Ricard Torquemada, periodista de Catalunya Radio, colaborador, entre otros medios, de Mundo Deportivo o El País, forma parte del cuerpo de élite de observadores del mundo azulgrana. Sin tener el título de entrenador desentraña como pocos la táctica de cada partido. Por eso, es un referente para los aficionados culés y por eso el maestro de las retransmisiones, Joaquim María Puyal, lo tiene en un pedestal. Torquemada ha concedido a este blog una entrevista, en cuya primera parte desgrana las claves de la final de Wembley.


Una de las claves de la final de Wembley puede estar en el centro del campo. Si Fergusson plantea un trivote, al estilo Mourinho, y dos líneas muy juntas para robar y salir al contragolpe, veo que el Barça, moviendo el balón, puede superar al Manchester, que no tiene perros de presa como Pepe y en teoría, en teoría, su centro del campo es inferior...

El partido irá un poco por el camino de Roma y el problema del Manchester será un poco el centro del campo, porque ya pasó un poquito en Roma lo mismo. Creo que sí, que Fergusson pondrá tres mediocentros para que el Barça no tenga mucha superioridad numérica en esa zona. En Roma pasó eso, el Manchester puso a dos mediocentros, porque Giggs casi jugó de mediapunta, y entonces Iniesta, Xavi y Messi, que jugó de falso 9, los mataron. Los centrales no sabían qué hacer, si venir o no venir, y allí dudaron y es cuando les hicieron daño. Creo que pondrá a tres mediocentros y una de las claves será lo que le pida Fergusson a los centrales, si subir mucho o esperar más atrás. Entonces se verá si Messi tiene espacios entre líneas. Fergusson ya dijo que la clave será parar el triángulo Xavi, Messi e Iniesta, porque lo tiene clavado desde Roma.

Pero el trivote no contará con un elemento agresivo como tenía el Madrid con Pepe.

Sí, es menos agresivo, porque pueden jugar Carrick, Fletcher y falta saber quién será el tercero, porque en principio tendría que ser Giggs, pero si es Giggs, será mucho más blando y si no lo es, perderán mucho fútbol, porque con Carrick, Fletcher y Anderson tendrán más dificultades para salir, porque ahora el que les está dando juego es Giggs. No lo tienen fácil porque creo que la clave es acertar o no acertar ahí, en la zona de mediocampo.

¿Quizá será también un plan válido el diseñado para el tercero de los clásicos: abrir el campo con Pedro a la izquierda y Messi tendiendo a la derecha para dominar el juego interior?

La idea del partido de ida de la Champions fue crear mucho más espacio dentro para jugar la superioridad númerica, porque alejabas a los laterales de las ayudas y entonces, claro, había más espacio. No creo que de entrada Guardiola lo busque, lo tendrá como una posibilidad, porque la sensación es que aunque pongas tres mediocentros, no serán tan agresivos como el Madrid. Creo que eso fue una alternativa porque en la primera parte de Valencia, jugando normal, con Villa y Pedro un poco por dentro, y Alves por fuera, el Madrid estuvo mucho más compacto. Y fíjate que en el partido de ida, allí en Madrid, Alves no sube nada justo para intentar alejar las ayudas de Di María o de los dos laterales y tener mucho más espacio por dentro. Es una alternativa, pero creo que, de entrada, a Guardiola le gusta atacar con Alves y con Pedro, un poco por dentro, que vayan variando, no tan abiertos. Puede ser una solución, pero una solución para un problema.

Será básico en este partido tener a Abidal y/o Puyol como elementos correctores en caso de contragolpe...

Estarán los dos físicamente y sí, sí que es básico porque la verdad es que sobrevivir sin ellos, en el centro de la defensa, ha sido casi un milagro y le da más valor a lo que se ha hecho, porque es verdad que Mascherano ha cumplido muy bien, pero se ha tenido que poner las pilas en muy poco tiempo para jugar en una posición muy específica. Ahora mismo tal como están-bueno, antes de la enfermedad- Abidal tiene más capacidad para corregir, porque es más explosivo que Puyol, que evidentemente por la edad ha perdido explosividad. En cambio, ha mejorado tácticamente. Antes corregía muy bien porque el físico se lo permitía, pero un poco como Maldini ha aprendido tácticamente y puede sobrevivir sin tanta corrección. Pero uno de los dos es básico.

¿Llega mejor Puyol que Abidal?

Abidal está delicado y aunque vaya creciendo veremos cómo llega. Y Puyol el problema que tiene es que lleva muchos meses sin jugar. Jugó los tres partidos contra el Madrid, pero llevaba tres meses sin jugar. Yo creo que eso lo tendrá que valorar Guardiola, como ve a los dos, pero, vaya, yo creo que los dos jugarán, lleguen como lleguen. Y lo lógico es que Puyol juegue como central y Abidal, de lateral. Yo creo que los dos estarán, seguro. Uno por la jerarquía que tiene y por lo que contagia en el aspecto anímico, y el otro, por lo que significa también para el equipo que pueda jugar este partido, no imagino que ninguno de los dos no esté.

Y Alves supongo que estará menos comedido que en los clásicos.

En Roma Puyol jugó un poquito con la misma idea que jugó el Barça en el Bernabéu. Como tenía a Rooney, lo que hizo fue no subir y tenerlo allí colgado, de tal forma que el Manchester tuviese menos ayudas y el Barça, más jugadores. Como lo que se espera es que Rooney juegue más arriba y los dos jugadores de banda sean muy trabajadores y menos ofensivos, creo que Alves tendrá libertad para atacar.

En teoría puede ser un partido para Messi, porque en los encuentros decisivos aparece.

Normalmente siempre ha estado y también yo creo que sabe que es el partido, porque ganar dos Copas de Europa en tres años, él podría ganar tres balones de Oro en tres años... Sería la guinda. Y también sería una manera de pesar el premio colectivo sobre el premio individual, del Pichichi de Cristiano Ronaldo. Y después que la sensación es que a los ingleses les cuesta leer tácticamente los partidos y los dos centrales, si no están muy muy bien, pueden sufrir cada vez que los encare, porque son centrales grandes, que intimidan, pero que con espacios Messi tiene mucha ventaja.

¿Espera que Fergusson copie a Mourinho en la estrategia de declaraciones y haga ruido en las jornadas previas?

Eso es una duda que tengo. No lo tengo muy claro. No pondría yo la mano en el fuego de que no va a hacer ruido, creo que va hacer lo que tiene que hacer. Lo veo muy frío y hará lo que tenga que hacer estratégicamente. No lo veo muy comprometido con una manera de hacer como para decir "no, no no voy a hacer ruido". No lo descarto, pero también tiene muy buena relación Fergusson con Guardiola. Creo que alguna chinita caerá, porque sabe también que la inercia también le puede ir bien: las denuncias, el teatro... En Inglaterra las dos cosas que se odian más son el racismo y el teatro, que son justamente las cosas que el Madrid ha denunciado del Barça. Podría ser que Fergusson se acogiese a alguna cosa de estas. Yo espero que no, pero no pondría la mano en el fuego.

¿Hay sospechas de que Guardiola preparará un nuevo video para motivar a los jugadores o tal vez utilizará el factor emocional de Abidal, o buscará otra fórmula para sorprender?

No creo que haya vídeo, porque sabe que los jugadores lo esperan. Podría utilizar el tema de Abidal, o simplemente no hacer nada. Guardiola cree mucho en el cambio de rutinas, en sorprender. También hubo alguna charla cuando el Inter le eliminó y Guardiola les dijo "No voy a decir nada, salir, jugar y ganar". Creo que juega con el factor sorpresa y me extrañaría mucho que vuelva a utilizar este recurso.

(La imagen de Torquemada es una captura del programa de televisión Voranit, del canal el 9 TV, en que el periodista era entrevistado el pasado mes de febrero; la de Puyol y Abidal está extraída de http://fanatismo-objetivo-fcbarcelona.blogspot.com)

martes, 10 de mayo de 2011

¿Está Villa obsesionado con asistir a Messi?


¿Es verdad que lo de los delanteros son rachas o se trata de un tópico, que por repetido, ha acabado siendo una verdad incontestable? Si se trata de rachas, David Villa, no lleva una muy buena. En los últimos quince partidos oficiales sólo ha marcado un gol: frente a Osasuna en el campeonato liguero.

Sin embargo, El Guaje es el tercer máximo realizador de la Liga BBVA, tras Cristiano Ronaldo y Messi, y empatado con Rossi, candidato a reforzar la delantera del Barça para la próxima temporada, con 18 goles, a una distancia de 15 y 13 tantos de los dos primeros. Lo que está claro es que Villa ha tenido oportunidades: es el segundo delantero más rematador, 135 disparos, por detrás de Cristiano, que lleva 223. Le siguen Rossi y Messi, que contabilizan 133 ocasiones.

Aunque el líder de la clasificación de goleadores es Ronaldo, con 33 goles, Messi, que ha hecho 31, tiene un mayor grado de eficacia: cada 4,29 remates materializa un tanto, mientras que el portugués los hace cada 6,75 oportunidades, más de las que necesita Llorente (Athletic), que ha marcado 17 tantos, con una frecuencia de uno por cada 6,52 lanzamientos. En esta clasificación de eficacia, va en segunda posición Agüero, con un gol por cada 5,94 remates.

Villa, pese a ser el segundo rematador de la Liga, tiene una eficacia menor: un gol por cada 7,50 disparos, lígeramente peor que Rossi (uno por cada 7,38). No obstante, el asturiano registra un índice goleador muy similar a anteriores temporadas. La 2009/2010 alcanzó con el Valencia los 21 tantos, cifra similar a la actual, aunque es cierto que en la 2008/09 se salió al conseguir 28 goles, pero no logró el Pichichi porque Forlán lo superó en cuatro tantos.

Este trofeo de máximo goleador nunca lo ha logrado. En otra oportunidad, en la temporada 2005/06, también en el Valencia alcanzó los 25 goles, pero por uno se lo arrebató Samuel Eto'o, entonces en las filas del Barça. Al margen de estas dos temporadas en que quedó segundo, las cifras goleadoras de Villa casi siempre han estado por debajo de la veintena.

Es cierto que, dado el estilo de juego del Barcelona, Villa debe tener más facilidades para marcar goles en el Barcelona que en cualquier otro equipo. Sin embargo, la experiencia dice que la adaptación al sistema de posición y al influyente rol de Messi no es fácil. La prueba la tenemos la temporada pasada en la que todo un delantero contrastado en altos niveles competitivos, como es Ibrahimovic, no consiguió integrarse.

El Guaje sí parece haberse adaptado a sus compañeros, gracias a la ventaja del idioma y del conocimiento de muchos jugadores de la Selección, e incluso se podría decir que existe un alto nivel de entendimiento con la Pulga. Al menos, así se apreció en la primera parte de la temporada.

Últimamente, sin embargo, se observan ciertas disfunciones en la asociación entre ambos. Da la impresión de que Villa depende exageradamente de Messi, sabedor de que es el jugador más determinante, y a veces peca de apoyarse en exceso con el argentino. Otras, es como si no entendiera los espacios que va generando su compañero en esos ya típicos eslalon; y en ocasiones sufre el excesivo individualismo de la estrella, que cegado por el gol, no ve otros desmarques, lo que, dada la brillantez de La Pulga, es perdonado por todos.

Lo que sí se adivina en su juego es una falta de chispa que le impide anticiparse a la defensa en sus regates y disparos. Es como si se entretuviera en exceso, como si tardara en realizar el control antes del remate. Puede que desacostumbrado a tanta tralla, a partidos cada tres días, con dificultades para rotar por la lesión de Bojan, el cansancio le esté haciendo mella. Hay que tener en cuenta que la temporada la empezó tras un intenso Mundial, en el que por cierto, casi se proclama máximo goleador.

El año de Villa no podría calificarse como malo, ni mucho menos, pues su balance realizador es notable. Su actitud en la adaptación parece muy apropiada y puede, que sea en la segunda temporada, cuando el conocimiento del tipo de juego culé, le permita alcanzar mejores prestaciones. Ahora, al Barça no le iría nada mal que se pusiera a punto para Wembley. Algunos días tiene para tomar aliento con vistas a esa gran cita.

(La fotografía es de www.davidvillaweb.com, la que está con Messi es de www.servifutbol.com)

miércoles, 4 de mayo de 2011

El Barça llega a Wembley moviendo el balón


Otra vez la prudencia, la táctica, el miedo al contragolpe. Es mucho lo que se jugaba: una final de Champions. El Barça iniciaba la vuelta de semifinales con dos goles de ventaja. Era el rival el que tenía que atacar. Los azulgrana no renunciaron a sus principios, pero alguno casi lo dejan en el baúl.

Había que ser precavido ante un Madrid con mucho nombre y valor arriba. Salieron los blancos a tratar de impedir el juego desde atrás de los locales. Ocurre que el Barça tiene muy trabajada la salida del balón, la mejora día a día y es difícil pillarles en un descuido, aunque no imposible, como se pudo ver en el gol de Marcelo.

El Barça jugó a manosear el encuentro, a pasarse la pelota por dentro hasta intentar de vez en cuando escaramuzas que se convirtieron en verdadero peligro a la media hora de juego. Presión contra presión, hasta que llega el desgaste de alguna pieza menos acostumbrada a estos esfuerzos. En esas que se presentaron las grandes ocasiones culés, abortadas por un estupendo portero llamado Casillas, estupendo en la parada, decepcionante en sus aspavientos de impotencia. Fue ahí donde el Barça pudo poner la eliminatoria muy a su favor.

La segunda parte fue un poco más de lo mismo. Fútbol control del Barça, más juego con la ventaja, un Madrid arriba y presionante y una nueva demostración de que el finalista de la Champions puede defender muy bien tanto con pelota como sin ella. Salvo el gol de Marcelo y la jugada polémica, sancionada antes de que Higuaín disparase, Valdés no pasó excesivos apuros. En ningún momento la eliminatoria estuvo en peligro. Y era la artillería blanca la que tenía más obligaciones de disparar.

El Barça logró su gol gracias a esa excelente salida de balón, con la que ayer se defendió magnificamente. Ese lanzamiento de Valdés, que ya se ha convertido en un fino pasador, inició la jugada con Alves, que culminó precisamente Pedro tras uno de esas imposibles diagonales de Iniesta. Gol bello, que rompía la presión del Madrid, que hizo, como el Barça, un desgaste de facultades tremendo.

La moral del equipo se ha disparado. La emotiva reaparición de Abidal, los corros del grupo, la vuelta al estadio del equipo refuerzan el ánimo del barcelonismo. Sin embargo, para alcanzar la gloria, el Barça deberá superar su último escollo en Londres. En el mes que queda los culés tendrán que despachar la Liga y recuperar fuerzas.

(La fotografía es de www.elmundodeportivo.es)


























jueves, 28 de abril de 2011

Messi marca las diferencias en un Barça muy prudente


La principal diferencia entre el Barça y el Real Madrid, al margen de estilos, se llama Lionel Messi. Ese es el temor de Mourinho, la razón por la que juega con tanta cobardía y sobreexcita a sus jugadores contra el Barcelona. La Pulga volvió a demostrar ayer que cuando más se le necesita aparece, porque el talento superior y la gracia natural lo expresa por su alta competitividad, sus ganas tremendas de ganar.

Dos goles de mucho mérito y en los que no pesó tanto la superioridad númerica, de once contra diez. El primero viene de un centro muy medido de Afellay, cada vez más integrado, que lo remata, sin más compañía blaugrana en el área, superando a cuatro defensas blancos. Su anticipación y viveza es determinante. Y luego, el segundo es uno de sus clásicos eslalon, en el que supera a tres hombres y lo marca con la derecha, su pierna, digamos, menos buena.

Y Messi desatascó un partido que el Barça controló muy bien en la primera mitad, pero no pasó de ahí. Guardiola amplió el campo, con Villa, por la derecha, y Pedro, por la izquierda, pegados a las líneas de banda, con el objetivo de abrir espacios para las llegadas de segunda línea, mientras que Messi se juntaba con Villa para buscar sus huecos. Los azulgrana no alcanzaban con clara superioridad el último tercio con tanto cazador blanco suelto y con un miedo excesivo al contragolpe madridista.

La posición de Alves, que apenas subió, era la clara manifestación de por dónde quería llevar el partido Guardiola. Atacar, sí, pero sin soltarse. Y así era muy difícil, aunque alguna ocasión se creara. La primera parte, cargada de tensión, la dominó el Barça, ciertamente, y por donde más peligro se generó fue por la banda de Marcelo, insuficientemente aprovechada hasta el primer gol de Messi, aunque Villa, también muy solo, lo intentó con cierto éxito.

No sé si por la excesiva prudencia, pero el caso es que el balón circulaba demasiado lento y no había gran movilidad entre líneas, porque los mediocampistas subían más pensando en volver que en llegar al área contraria. La cautela podía con el partido. Ya se sabe: esto es Champions y cualquier mínimo detalle puede ser decisivo. El Madrid jugaba muy atrás y apenas abría espacios. El 0-0 parecía venirles bien.

En la reanudación, Mourinho sacó algo más de pólvora. Después de fatigar a Özil en labores impropias, puso en el campo a otro jugador acelerado, Adebayor, en la búsqueda de presionar más arriba la pelota y echarle ese nervio al partido que a veces le da resultado. Fueron los primeros quince minutos de la segunda parte los momentos en que el Madrid mostraba frenesí, que no peligro, porque, entre otras cosas, el Barça recuperó la excelencia en la seguridad defensiva que le ha caracterizado toda la temporada, hasta sufrir los contratiempos de las lesiones.

La presencia de Puyol, con Mascherano y Piqué, más Alves comedido, impedían cualquier atisbo de peligro madridista. Una garantía avalada por un portero que está en grandísima forma, como Víctor Valdés.

Luego llegó la expulsión. Fue Pepe el castigado, pero igualmente se pudieron ir antes de tiempo Arbeloa, Sergio Ramos o Marcelo, que jugando, no al límite del reglamento, como se dice, sino infringiéndolo sin que lo viera el árbitro, pero sí la televisión, cumplieron sin desagrado las indicaciones del entrenador más teatrero que hay en el mundo del fútbol. La marcha del centrocampista portugués abrió los espacios al Barcelona, que parecía que no se daba cuenta de que era el momento de matar el partido y la eliminatoria. Messi sí que lo sabía y tomó la determinación de ir directo a portería a marcar diferencias.

(La fotografía es de AFP y está extraída de www.ara.cat)

domingo, 24 de abril de 2011

El pico de forma que tarda en llegar


Desde que Guardiola está al frente del Barça los preparadores físicos planifican las temporadas con el objetivo de alcanzar dos picos de forma, que normalmente suelen coincidir con los retos y partidos más comprometidos. El trabajo de Paco Seirullo y Lorenzo Buenaventura lo conoce a fondo el periodista Martí Perarnau, que en diversos artículos de prensa ha explicado los detalles de la planificación.

Entre octubre y noviembre las previsiones se cumplieron con la precisión de un reloj suizo. El Barça afrontaba partidos importantes en Liga, como los de Villarreal, Valencia, Sevilla o Madrid, así como el pase a octavos de final de Champions. En ese tiempo el juego azulgrana resultaba espectacular, había mucha velocidad de balón, precisión, presión bestial y recuperación inmediata. Era el no va más del juego. El equipo se salía del mapa, los goles llegaban a cántaros, fue época de manitas.

Pasados esos compromisos el Barça se retiró a los cuarteles de invierno y se preparó para cargar las piernas. El objetivo era seguir manteniendo el tono, porque la competición no paraba, pero con la previsión de volver a alcanzar el nuevo pico de forma en el final del ejercicio, cuando todo se decide.

Nos encontramos ahora en ese momento y las sensaciones sobre el juego del Barça no son las de noviembre, no son las de otros finales de temporada con Guardiola al frente. Sin concluir que el Barça está agotado, pues eso es mucho decir, sí se aprecia que el equipo no ha alcanzado su máximo nivel posible. Y lo peor es que tampoco se intuye que pueda lograrlo pronto.

Es lógico que estas sensaciones surjan de los últimos partidos, de la dificultad que el Barça encontró para hacer su juego frente al Madrid en dos ocasiones, sin la brillantez de que es capaz. El tono no es alto y el tramposo encuentro contra Osasuna así lo volvió a demostrar también en los suplentes. Posiblemente los contratiempos de Bojan, Abidal, Puyol, Pedro, ahora Adriano, y las bajas formas de Milito o Maxwell, por ejemplo, han trastornado la planificación y no se ha podido dosificar el tiempo de juego conveniente.

Sin conocer a fondo cuál es el estado físico del grupo, sí se ve que el Barça no tiene esa pujanza de la que hemos disfrutado, esa velocidad de ejecución al primer toque, con movilidad extraordinaria, alta presión en campo contrario y recuperación inmediata de pelota.

Es cierto que algunos hombres imprescindibles para mantener el tono físico, como Pedro, que parece volver por sus fueros, han faltado mucho tiempo, y que determinados relevos no se han adaptado todavía al juego del Barça, pero hay jugadores titulares que no están finos. Se puede decir que actualmente en forma, en forma, solo se encuentran Mascherano, Valdés y, quizá, Piqué. Los demás, incluido Messi, aún no están en su mejor versión. Veremos si ésta aparece en las semfinales de Champions contra el Madrid.

Se trata, eso sí, de sensaciones. Consultado sobre este asunto, Martí Perarnau asegura en su twitter, @matriperarnau, que el Barça ya ha alcanzado el estado de forma y que si en la final de Copa no se vio la mejor versión del equipo fue porque los jugadores salieron muy relajados y se vieron sorprendidos. El problema fue, según el periodista, más mental que físico.

(La foto es de Efe, y está extraída de deportes.orange.es)

viernes, 22 de abril de 2011

Cabeza fría para las semifinales de Champions


"La primera falta la tenemos que hacer nosotros y acto seguido protestar al árbitro. Hay que atacar la moral del árbitro y de los rivales". Este fue el mensaje que Mourinho le lanzó a sus jugadores en el hotel de Valencia horas antes de la final de la Copa del Rey, según publicó José Félix Diaz en El Confidencial.

El discurso forma parte de la estrategia del desquiciamiento, consistente en presionar a los árbitros con su propaganda goebbelsiana. Aunque empieza a aburrir con aquello de que siempre acaba con 10 contra el Barça -cuando es lógico si juega a defenderse- los colegiados han terminado por contener su espíritu sancionador. Sobreexcita a sus jugadores porque sabe que contará con la permisividad del árbitro, al que previamente le ha dado la matraca él y los medios que le sirven de altavoz. A partir de ahí puede jugar con máxima agresividad, como ocurrió la noche del miércoles en la que Undiano miró para otro lado en acciones de gran dureza y juego sucio.

El paradigma de esta agresividad no fue Pepe, que también pasó la raya, sino un desconocido Álvaro Arbeloa, cuyo semblante delataba gran tensión. El salmantino pisó el tobillo a Villa, su compañero de selección, clavó los tacos a media altura a Pedro, su otro colega de la Roja, o pateó en un muslo a Adriano nada más comenzar la prórroga, entre otras acciones.

Sentadas las bases de la sucia estrategia, Mourinho colocó en el el centro del campo una línea de presión de tres hombres muy intensa (Xabi Alonso, Pepe y Khedira) con gran movilidad y relevos en el acoso al poseedor del balón, para evitar el inicio del juego y la fluidez del Barcelona, con el único objetivo de robar para lanzar el contragolpe. Los azulgrana no encontraban sus vías de pase porque el Madrid jugaba muy junto y con gran concentración y el Barça se empeñaba en el juego interior y se olvidaba de los desplazamientos en largo y el uso de las bandas.

No había paciencia y sí demasiada conducción. Si el balón circula a gran velocidad y seguridad, es muy complicado evitar el juego del Barça, como se volvió a demostrar en la segunda parte, en la que el Barça recuperó el pase largo diagonal y el juego por bandas, sobre todo por la izquierda, donde Pedro se prodigó mucho más. Eso lo permitió también un acusado descenso de la intensidad madridista, con el trivote mordedor unos metros más abajo, aunque sus dentelladas ya no alcanzaban el mismo bocado. Fue el tiempo de las buenas ocasiones que abortó Casillas.

El Madrid parecía llegar muerto a la prórroga, pero el Barça no contaba con el menor desgaste defensivo de Ronaldo, al que le quedaban fuerzas suficientes para lanzarse al ataque junto al soldado Di María, quien le sirvió el gol de la sentencia. El Barça ya remaba con mucha dificultad, aunque el gen del esfuerzo, introducido por Guardiola, lo mostró hasta el último segundo, perdiendo la final con la cabeza bien alta.

Habían desperdiciado los primeros 45 minutos porque se vieron sorprendidos por la agresividad madridista, pero luego volvieron a mostrar su sello, aunque no les alcanzó para la victoria.

Dice George Bernard Shaw: "Solo triunfa en el mundo quien se levanta y busca las circunstancias, creándolas si no las encuentra" El Barça ha de mantener la cabeza fría para superar la estrategia del desquiciamiento, que va a continuar, y volver a aplicar con rigor su manual de estilo. Si lo consigue, estará en la final de Wembley.

martes, 19 de abril de 2011

Manuel Conde: "El Barça tuvo en Madrid la mitad de su cerebro"

Cree que el Barça jugó de forma calculada en Madrid, pensando en los otros clásicos, y por eso, le faltó velocidad en la circulación de pelota y movilidad de los jugadores, así como algo más de agresividad a la hora de defender los balones parados. Manuel Conde, entrenador nacional y teórico del fútbol, director de las editoriales MC Sports y Supérate y autor de numerosos libros, descarta que el Barça repita en Mestalla el partido del Bernabéu. Conde considera que los azulgrana saben jugar muy bien este tipo de encuentros donde no puedes rectificar. Y del Madrid espera el mismo planteamiento defensivo, aunque cambie de jugadores.

¿Cómo vio al Madrid y al Barça en el partido de liga?

Creo que hubo dos intenciones muy diferenciadas. El Barcelona, fiel a su idea de juego y el Real Madrid, más infiel a la idea que tiene Mourinho. Se vio un equipo muy temeroso, con una intención de evitar un resultado negativo y, sobre todo, creo que fue una traición al aficionado madridista.

Pero su planteamiento fue legítimo, ¿no?

Sí, legítimo es todo en el fútbol. Todo aquello que no sobrepase los límites del reglamento es legítimo. Pero tenemos un registro moral que viene a decir que todas las personas pagan su entrada, estamos en el Real Madrid, que aunque en los últimos años no ha tenido una cultura, todos sabemos que es un club que exige un fútbol un poco más atractivo.

¿Qué cree que le faltó al Barça para superar el entramado defensivo del Madrid?

No tener la mitad del cerebro en los otros partidos.

¿Cree usted que no ganó por una cuestión de cabeza?

No hubo una implicación mental 100%.

¿Entonces faltó intensidad?

El Barcelona tenía repartidas las emociones en varios partidos, como es el de mañana (final de Copa) o como son los de la Champions. Me da la sensación de que el mensaje de Guardiola era claro: no pasar apuros, meter gol e intentar controlar el partido para no salir derrotados. Y no salir derrotados significa que sigues estando a ocho puntos; y si ganas, las taquicardías son mucho menores: serían once puntos, un partido menos... Se vio que desde que el Barça iba ganando 0-1 se puso a controlar el partido y sus intenciones eran claras: no achuchar mucho, hacer los cambios, evitar tarjetas rojas, alguna lesión...

¿Jugó entonces de forma muy calculada?

Lo ha definido bien. Teniendo muy claro el mensaje, sobre todo el mensaje de intenciones.

¿Se puede jugar con el freno de mano echado sin especular?

A medida que iba avanzando el partido el Barça iba aplicando un guión u otro. En todas las fases del partido el guión iba a favor del Barça, porque me daba la sensación de que el Barça lo que buscaba era no perder, pero no perder desde su estilo. Mourinho, en cambio, fue más Mourinho. Sabemos que es un entrenador que protege mucho la portería, tiene más culto a los mecanismos defensivos que los ofensivos, pero aquí lo que hizo fue un homenaje a sus ideas.

¿Jugaron entonces los dos equipos a no perder?

El Barcelona, desde su idea de juego, busca siempre ganar y la estética en el juego. Jugar bien en el Barcelona es la doble E, Estética más Eficacia. Eso lo consigue el Barcelona, que busca ese binomio. Y generalmente siempre lo consigue. Hay otras veces que el Barça implica un nivel de intensidad mayor, pero me da la sensación de que en las pantallas mentales de los jugadores estaban los tres partidos siguientes.

Por eso faltó una circulación de balón más rápida, mayor movilidad...

Exactamente. No había unos contactos agresivos para que no se produjesen fricciones de lesión. Eso sí, hubo momentos en que fue apabullante en su posesión, como lo hacen a menudo. El Madrid montó un entramado defensivo muy agresivo, bien estructurado, pero, como sabemos, siempre es más fácil defender que atacar.


Desde luego Pepe fue un auténtico valladar, cortó muchos pases. ¿Cómo se puede superar esa organización defensiva, que probablemente se repita en la final de Copa?

Creo que aunque Mourinho lo plantee, el Barça tendrá un antivirus. No hay duda que Pepe hizo un gran partido, pero solo se dedicó a defender, que es lo más fácil para un jugador. Y además defendió escoltado por seis o siete jugadores más a su lado. Es curioso que se proteja siempre más al que defiende que al que ataca, o se valore más. Parece que es la panacea de todo y eso no creo que le vuelva a ocurrir al Barça. El Barça es un equipo que sabe jugar muy bien este tipo de partidos, que tiene un orgullo muy alto y que, sobre todo, tiene un orgullo como colectivo. Llamémoslo patriotismo o como se llame, y eso es muy importante. El Barça en este tipo de partidos hace las cosas muy muy bien. Estoy convencido de que si el Madrid monta el mismo engranaje, el Barça lo va a hacer muy bien.

¿La alineación desde el principio de Özil puede cambiar en algo la situación?

El problema es la transición. Sabemos que todo el Real Madrid tiene que defender, que cuando recupera es un equipo muy peligroso, pero el Barça una cosa que hace bien es que cuando pierde el balón transita muy rápido y además de hacer eso, intenta ahogar al poseedor del balón, hacer morir la jugada. Es muy difícil sorprender al Barça a la contra. ¿Qué ocurre? Que estamos hablando del Real Madrid, que tiene jugadores como Özil, Di Maria o Cristiano Ronaldo, que son muy veloces a las contras.

¿Sería bueno mover a Messi a la banda para distraer?

Messi, juegue en un lado o en otro, tiene una característica que es vital, que es lo que le hace ser el mejor jugador del mundo, su capacidad de ser impredecible, sobre todo para el rival. Y eso, ¿cómo se puede parar? Puedes tener muchos jugadores, un equipo estructurado, pero la capacidad de improvisación de Messi es descomunal. La cuestión no está en cómo se ubique el equipo contrario, sino en la velocidad a la que funcione la creatividad de Messi.

A veces uno tiene la sensación de que los compañeros no aprovechan los espacios que genera Messi, como si no supieran leer los agujeros que ocasiona.

Cuando un equipo ataca lo que tiene que hacer es prever cuando pierda la pelota. Entonces tiene que estar preparado no solo para seguir las acciones de Messi, ya que un equipo juega como conjunto, no de forma individual. Messi puede hacer cosas y el equipo considera que es mejor no acceder allí, pero, bueno, no creo que el equipo no sepa aprovechar su juego. Hay que tener en cuenta que el Barcelona hasta hace bien poco no bajaba de cuatro goles por partido. Piense que mañana o ganas o ganas, no hay posibilidad de otro partido. No es como la Liga, que el encuentro del sábado permitía ciertas dosis de echarte en la hamaca, porque había una diferencia considerable del Barcelona sobre el Madrid. Nunca, nunca, se vio, excepto al final que el partido parecía un correcalles, que el Barça pudiera tener algún problema, al menos como algo genérico. Me dio la sensación de que la mente estaba repartida en los cuatro partidos.

¿Cree que al Barça le pueden estar faltando pegadores, que, como dice el profesor Álex Sans, sobre retórica en el área?

Se ve muchas veces, en ese partido, en el anterior, que Villa tenía posibilidades de asesinar y lo que hacía era echar el balón hacia atrás, volver a regatear, manoseaba muchísimo. Quizá falta ese enfoque con el que el Barça se maneje más como un puñal y no como la Cenicienta, pero hay que tener en cuenta que es un equipo con fútbol muy atractivo, que tiene una línea ascendente a lo largo de la temporada -siempre hay alguna pequeña grieta- pero no nos olvidemos que el Barça está en las tres competiciones, que está haciendo muy buen fútbol y es normal que pueda haber alguna pequeña laguna. No por ello podemos buscarle alguna pizca de error a algo que es casi perfecto.

¿Fundamental que juegue Puyol o Mascherano para corregir en defensa?

Mascherano siempre ha estado a un nivel muy alto. En el Barcelona lo está haciendo muy bien, se ha adaptado muy bien a la filosofía del Barcelona y es un jugador que siempre ha estado a un nivel muy alto. Puyol tiene un grado de complicidad superior en el equipo, pero considero que lo haga uno o lo haga otro, apenas se va a notar porque no es solo el grado de complicidad, sino el nivel de implicación del jugador, y Mascherano está muy acostumbrado a competir, a este tipo de partidos.

Y no pasa nada porque juegue Pinto, ¿verdad?

Por supuesto que no. Yo estoy convencido de que no. Pinto, cuando estuvo en el Celta, lo vi como una persona muy competitiva, que se entrega al 100%, que vive intensamente el partido y que, sobre todo, es el cómplice ideal de Valdés. Es normal que haya pequeñas desavenencias en la afición, porque Víctor Valdés es de Barcelona, hay un carisma distinto, pero tengo pleno convencimiento que no se va a notar tanto si juega uno o juega el otro.

¿Cree que el Madrid planteará un partido parecido?

La presencia de Özil le da al Madrid ciertas dosis de más creatividad, de peligrosidad. A nivel personal Özil está siendo uno de los jugadores más determinantes. Al igual que Messi, tiene una capacidad de desborde, una velocidad mental y física espectacular, y, sobre todo, es muy bueno en el nivel de peligrosidad. Cuando toca un balón, no deja vivir tranquila a la defensa contraria.

¿Como podría el Barça defender mejor los balones parados? Vi que el Madrid repitió mucho el tipo de córner que lanzaba Di María abierto para que un jugador alto prolongue en diagonal al palo contrario y esa estrategia ocasionó cierto peligro.

El Barça estaba bien posicionado, defendía en zona, pero tuvo una actitud muy pasiva. Uno de los problemas de defender en zona es el arrastre. Es decir, si los jugadores se mueven, no pasa nada porque estás ubicado en una zona del campo, con lo cual cada jugador que entra ahí tienes un poco que defenderlo y yo creo que eso era un poco lo que fallaba, sobre todo en jugadores más alejados, situados en la zona del punto de penalty. Eran balones largos y generalmente lo hicieron dos o tres veces. Volvían a prolongar hacia dentro y les crearon bastantes dificultades, pero bueno, yo creo que Guardiola y Tito Vilanova son muy listos y es seguro que no se volverá a repetir. Hay que defender en zona, pero no con las manos en los bolsillos, porque como yo le decía a mis jugadores: en un segundo te meten un gol, en un segundo despejas. Ahí la agresividad, en el sentido deportivo, tiene que ser muy superior.

lunes, 18 de abril de 2011

Excelencia para ganar al antifútbol

El Barça las ha visto de todos los colores. Equipos que intentan combatirle presionando arriba y equipos que se juntan en su propio campo en espera de un contragolpe, disposición más propia de clubs que hacen encajes de bolillos para confeccionar sus plantillas.

El sábado el Madrid eligió la segunda opción, la de los equipos menores. Rendido ante el fútbol del Barcelona, se dispuso junto a su área para esperar un contragolpe de suerte que le diera opciones para vencer.

Mourinho añadió diversos detalles para completar la estrategia. El principal: colocar a Pepe de mediocentro para cortar el juego interior azulgrana. El portugués consiguió deshacer muchas combinaciones por su buena colocación y anticipación y contó además con la permisividad del árbitro, que no le mostró ninguna tarjeta. Pero Pepe y sus ayudantes del centro del campo tuvieron, además, la inestimable ayuda de un césped alto, que dificultaba el juego raso del Barcelona aunque también las carreras de Cristiano y compañía.

El Barça no movía el balón con la soltura de otras veces, aunque dejaba minutos de gran combinación, pero escasa profundidad. Cuando las asociaciones eran rápidas, con buenos movimientos y paredes llegaba el peligro. Paradigmático fue el rondo que acabó en la cuchara de Messi parada por Casillas: dos minutos de posesión y 48 pases. Ese era el camino, mover mucho para desorganizar una defensa tan poblada y buscar la vertical.

El peligro, en cualquier caso, lo llevaba Messi, que se asoció con Iniesta, una vez, y otras con Villa provocando inestabilidad en el área blanca, hasta el punto de provocar un penalti que no se sancionó. Ese era el camino, pero el Barça lo encontró en pocas ocasiones.

El miedo a las pérdidas de balón quizá mantuvo la prudencia del Barça, que cometió demasiados fallos en la entrega para el calibre del partido, más inexplicables en tiempo de superioridad númerica.

Salió más suelto quizá en la segunda parte, pero la intensidad duró hasta el gol de Messi, de penalti. Luego el Barça se concentró en mediocampo para hacer el rondo plano, para dejar pasar el tiempo. La especulación, junto a la ausencia de Puyol, le costó varios sustos producidos por los arreones merengues, entre ellos el penalti señalado en contra. Llegó el impensable 1-1 y el Barça se volvió a activar pero con pocos minutos por delante. Fue entonces cuando metió varios balones a la espalda de la defensa que Villa no pudo aprovechar.

No fue mal partido del Barça, aunque el Clásico decepcionara. Le faltó a los azulgrana mayor ambición para sentenciar el encuentro, comprensible si se tienen en cuenta todos los obstáculos que tenía y dado el claro liderazgo en la competición.

La previsión es que el cuadro se vuelva a pintar igual o parecido en los próximos tres duelos, puede que con césped mejor o con diferente criterio arbitral, pero lo más probable es que sea similar. El Barça, entonces, deberá acercarse a la excelencia para asegurar las victorias.

El encuentro deja aspectos que mejorar: mover al entramado defensivo con mayor velocidad para que aparezcan más espacios, cuidar con celo los fallos en la entrega, así como ajustar mejor la defensa de los balones parados y la vigilancia sobre Özil.

(La fotografía ha sido extraída de www.ara.cat)

miércoles, 13 de abril de 2011

El Barça se dosifica y los fichajes dan un paso adelante


Llevan mucha tralla y quedan los partidos decisivos. Hay lesiones y algunos futbolistas no son ya juveniles. La máquina se resiente con piezas antiguas que necesitan aceite y nuevas que empiezan a acoplarse al engranaje.

Es como si los jugadores hubieran recibido la consigna de dosificarse, que no quiere decir relajarse, ante el triatlón de final de temporada que se avecina. En el partido de Donetsk, con una eliminatoria muy encarrilada, algunos jugadores calculaban el esfuerzo. Era manifiesto.

No perdían la posición, su objetivo era atacar, pero con mucho control. Lo principal era el orden y la colocación, más allá de la presión y la recuperación. Algo similar ocurrió en buena parte del partido contra el Almería. Así podíamos ver a Messi andar por el campo y arrancar de forma explosiva cuando convenía. De esta forma se puede entender el milagro de que juegue siempre.

Igualmente Xavi, que lleva también gran carga de partidos, disminuía conscientemente el ritmo. Algo similar le ocurre a Villa, que posiblemente sea el jugador que más reclama, sin perdirlo, un descanso.

En esta tesitura es cuando aparecen para el rescate el grueso de los nuevos fichajes: Mascherano con su oxígeno defensivo dando cobertura como central; Adriano convirtiéndose en un puñal izquierdo y Afellay, adaptándose cada vez más al juego blaugrana. Además de Pedro, fundamental, precisamente, para ejercer la presión adelantada. Es justo ahora cuando tienen que salir salvadores como Víctor Valdés, en un estado de concentración altísimo, mientras indiscutibles como Busquets y Keita soportan físicamente el centro del campo o Piqué, la defensa.

Juegue Milito o no en el Bernabéu, por encima de todo al grupo se le nota más unido ante el reto de las tres competiciones y especialmente mentalizado. Su líder, Pep Guardiola, transmitió tras el partido de Ucrania un mensaje de seguridad y confianza. La confianza que da jugar bien al fútbol.

(La fotografía es de Pep Morata y está extraída de www.elmundodeportivo.es)


lunes, 11 de abril de 2011

¿Es solo un problema de centrales?


Aunque la confianza del barcelonismo en el equipo sigue siendo alta, hay inquietud por los desajustes defensivos de los últimos partidos. La ausencia por enfermedad de Abidal está siendo más determinante de lo pensado. El francés era el defensa más en forma y había logrado reemplazar el papel de Puyol a la perfección, en algunos aspectos incluso lo había superado.

En los dos últimos partidos ha habido más peligro en el área del Barcelona de lo que es habitual. Cierto es que gran parte de estos riesgos se corrieron contra el Shakhtar, un equipo plagado de futbolistas brasileños de gran talento y velocidad. Pero esto es lo que se va a encontrar el Barça en la fase crucial de la temporada en la que ya está inmerso: equipos con jugadores de vocación ofensiva y gran peligrosidad.

Ahora mismo el Barça está diezmado en la línea defensiva. Guardiola ha probado con Busquets y Piqué de centrales contra los ucranios sin un resultado muy satisfactorio, como tampoco fue muy alentadora la actuación de Milito el sábado frente al Almería, formando pareja con Piqué. En la segunda parte se incorporó como central Mascherano, que no podrá jugar ese rol contra el Madrid en partido de Liga por acumulación de tarjetas.

Está pues Guardiola en la encrucijada de elegir la pareja de centrales del Bernabéu. Puede repetir con Busquets y Piqué, sabedor de que la constitución de ambos puede restarles posibilidades en duelos de velocidad, colocando a Keita de mediocentro (posición en la que apenas ha jugado en el Barça, pero sí en el Sevilla); puede juntar al joven Fontás con Piqué, si bien el de Bañolas es de características similares: lento, aunque con buena colocación y anticipación; o bien confiar de nuevo en Milito, que realizó frente al Almería buenos desplazamientos en diagonal, pero que anduvo lento en la anticipación y en la ocupación de los espacios atacados por el rival.

Sin embargo, cabe en lo posible que el problema no sea únicamente de centrales o de red de seguridad, que la cuestión sea algo más que contar con un velocista para corregir las superaciones de la línea adelantada del Barça. Quizá la clave esté en la correcta ejecución del manual de estilo.

A los defensas les está llegando más peligro que antes porque la recuperación de balón no está siendo igual de efectiva y la presión adelantada no se hace con la misma sincronía. Da la sensación de que en determinados momentos no van todos a una y en cuanto alguien no cumple su papel de acoso se genera una vía para que el rival desencandene sus ataques. La recuperación, además, ha de hacerse a partir de un buen juego de posición. Si las fichas están en su sitio no debe haber dificultad para tapar la salida del rival en cuanto hay pérdida del balón.

Sirva de ejemplo el último gol encajado frente al Almería. Pierde el Barça el balón en ataque y los andaluces inician su contragolpe por la banda derecha. En ese momento, en el de la pérdida, Maxwell, el lateral al que correspondería intervenir, está fuera de plano situado como delantero centro. Ante esta coyuntura tiene que acudir Mascherano a interrumpir el pase casi en mediocampo, para sofocar la ausencia del brasileño, porque otros compañeros que acuden en socorro tampoco llegan. El jefecito consigue tocar el balón, pero no frena la jugada almeriense. Milito, que es ya el último defensor, prefiere colocarse en línea de pase antes que intervenir, pero el balón llega a Coronas que acaba marcando. Hay un desajuste en la presión porque todos no han ido a una, es como si alguna pieza o no hubiera aprendido o se hubiera olvidado de las lecciones básicas del juego de recuperación.

En los últimos partidos da la sensación de que ha bajado la intensidad para impedir la salida de balón del contrario. No sé si es algo planificado, lo que se hace difícil de creer, o consecuencia del desgaste de tanto partido acumulado. Sin embargo, la trascendencia de los envites que se avecinan puede propiciar, de nuevo, el riguroso cumplimiento del manual de estilo.

jueves, 7 de abril de 2011

Cuando llegar es más importante que estar


Es como un principio del estilo futbolístico de Guardiola: los goleadores llegan, no están; visitan, no viven el área. El triunfo abultado del Barça sobre el Shakhtar de anoche lo materializaron sobre todo los llegadores, normalmente centrocampistas, también defensas, que aparecen cuando menos se les espera, que aprovechan los espacios producidos por los teóricos delanteros.

Y en ese comportamiento, en la llegada, en la aparición, fue actor principal Dani Alves, que marcó el segundo gol, que pudo meter alguno más y que destrozó con sus impulsos y las zonas libres producidas por sus compañeros, la banda izquierda ucraniana. Lástima que sus centros elevados no tuvieran una mayor precisión. Alves fue tan buen atacante como regular defensa: sus pérdidas de balón y sus espaldas descubiertas pudieron costar más de un disgusto a una zaga que ayer tembló más de lo habitual.

Y es que el Shakhtar es un equipo con muchos recursos atacantes, jugadores rápidos con buena técnica y coordinación, que desnudaron los defectos de unos centrales extraordinariamente lentos, que contaban, solo, con la arriesgada y afortunada cobertura de Víctor Valdés, un portero que puede jugar de defensa libre, de los de antigua usanza. Lo malo es que este eventual papel del guardameta se está prodigando en exceso y los riesgos que corre son muchos: no solo de encajar un gol sino de ser amonestado.

Ante esta circunstancia el barcelonismo implora la recuperación de Puyol, cuyo estado físico y los plazos para su vuelta son casi un absoluto misterio. Pero quizá no es solo la ausencia del central de La Pobla de Segur o de Abidal, en su función de bomberos de emergencia, lo que le falta al sistema defensivo. La presión arriba, en la salida de balón del rival, no se está ejerciendo con la gran eficacia de otros tiempos no lejanos. El Barça echa en falta en los últimos encuentros el denodado trabajo de Pedro, que contagia su esfuerzo a los compañeros, y que ayer salió 20 minutos para prepararse para la maratón de clásicos que se avecina.

Un paso adelante dio el Barçaen la definición. Probablemente gracias a la lucha y los espacios trabajados por Messi y Villa, que llevan, para los culés, demasiado tiempo sin marcar. Lo intentaron a su manera pero parecen no estar finos.

La Pulga, como ya es costumbre, bajaba a recibir, pero ayer lo hizo en exceso, volviendo a prodigar las individuales galopadas de antaño. En muchos momentos del partido se escoró a la derecha, como en sus inicios, pero ahí es menos letal que de falso delantero centro. El asturiano, por su parte, se peleó con la defensa, pero falto de lucidez tanto en el control como en el tiro. Su papel muchas veces es esperar a ver qué hace Messi, quien a veces no aprecia sus desmarques.

En cambio, certeros estuvieron los centrocampistas (incluido Iniesta), en especial Keita, que marcó el cuarto gol con la conjunta perfección del gesto corporal, el efecto y la precisión del disparo.

Y en la asignatura de la definición Guardiola ha recuperado un tema que parecía olvidado: la jugada ensayada. De nuevo, Piqué resolvió una acción entrenada, en un córner, pero no fue la única vez que el Barça aplicó un ensayo con el rubio central y Busquets como protagonistas, los mismos que intervinieron en el gol de Villarreal.

El Barça, pues, está en proceso de espera, pero no lo puede hacer por mucho tiempo, porque las finales se celebran ya. El regreso de Puyol, los goles de Messi y Villa, la aportación de Pedro y el perfeccionamiento de la presión en campo contrario son los retos inmediatos para que la maquinaria vuelva a afinar su producción.

(La fotografía es de lainformacion.com (Getty images)

domingo, 3 de abril de 2011

El fútbol desactiva las bombas mediáticas

Una vez más se ha demostrado que el fútbol entre partidos no es más que un ruido utilizado para mantener la atención de los aficionados.

Durante la semana el presidente Rosell apostó, en un acto solidario, al parecer para promocionar con más impacto la campaña, que el Barça ganaría 5-0 al Madrid en la final de Copa "para no perder la costumbre". Poco menos que había dicho el mayor disparate que se puede decir, equiparable a las fanfarronadas de Vicente Boluda y sus chorreos, cuando tenía altavoz como presidente del Madrid.

Ríos de críticas corrieron contra el mandatario blaugrana y su apuesta se convirtió en leitmotiv para llenar programas de radio, páginas de periódicos, espacios televisivos y redes sociales de internet. Había expectación por ver lo que comentaba Guardiola al respecto, y Pep lo que hizo fue corregir con elegancia a su presidente. Cuando la tormenta estaba escampando, vuelven a oirse truenos mediáticos: la RAI, la radiotelevisión pública italiana difunde unas declaraciones de Pep, al parecer robadas, en las que anuncia que su ciclo se está acabando. ¡Vaya novedad!

Y ayer el fútbol, con bajas o sin ellas, con Champions en el horizonte, volvió al terreno de juego y el balón, de nuevo, se puso a rodar. Y fíjate por donde, un entrenador que no había perdido en nueve años en su casa vio romper ese récord ante otro entrenador al que había acusado de lo peor que se puede acusar a un deportista: de dejarse perder. Es como si hubiera una ley no escrita que pusiera a cada uno en su sitio.

Y es que parecía que tras lo dicho por Rosell el Madrid estaría motivadísimo para mantener la presión sobre el líder y aplastaría al Sporting por lo civil o por lo criminal. Pues fue que no, porque al equipo blanco, no le alcanzó con lo que tenía sobre el terreno de juego.

Y parecía también que al Barça le podía afectar la confusión de las sobredimensionadas declaraciones de Rosell y Guardiola, y no sólo eso, sino las bajas importantes que tenía el equipo, además del efecto del virus Fifa. Y efectivamente era un parecer, porque la realidad, el gol de Piqué, puso una distancia de ocho puntos entre los dos grandes, que difícilmente podrán recortar los blancos, por mucho que los medios quieran vender que aún hay Liga. Quedan ocho jornadas, es cierto, y esta competición difícilmente se le puede escapar al Barça si sigue cumpliendo.

Porque lo de ayer fue cumplir, sin grandes alardes, y con la participación estelar de Víctor Valdés, a la espera de recibir al Shakhtar en la Champions, pero con un resultado: un importante golpe en la mesa en la Liga que puede ser definitivo. Ahora volvemos al ruido, hasta la Champions, con la polémica sobre el gol de Piqué. Esto es así.

(La foto es de Manuel Queimadelos Alonso/Getty Images y está extraída de www.ara.cat)

miércoles, 30 de marzo de 2011

Alberto Botía: "De mi regreso al Barça no sé nada todavía"

Asegura repetidas veces que no sabe nada, pero tampoco lo descarta rotundamente. Alberto Botía, defensa central del Sporting de Gijón, formado en La Masía, en conversación telefónica mantenida hoy con este blog, niega que haya nada decidido sobre su regreso al Barça, información que adelanta la web www.madrid-barcelona.com.

He visto publicada la noticia de que regresa al Barça. ¿Es así?

No, no sé nada todavía.

La web madrid-barcelona.com da por hecho que vuelve.

No, no ha salido nada ni yo sé nada.

Este portal dice que el Barça ha hecho ya su primer fichaje para la próxima temporada y que se llama Alberto Botía. Parece ser que a Manolo Preciado se le ha escapado esta información.

Bueno, pues yo no sé nada. A mí todavía no me ha llegado nada.

¿No ha hablado con Pep, ni nadie del Barça ni Preciado le ha contado nada?

Se especulan muchas cosas, pero yo no sé nada todavía.

Supongo que cuando el Barça jugó en Gijón, hablaría con los técnicos del Barça.

No, solo saludar y ya está. No le puedo decir nada.

Más que nada porque hay que mantener la discreción..

Bueno... A ver, a mí no me han dicho nada. Ellos sabrán, si entre los clubes o no clubes... A mí no me han dicho nada, creo que queda mucha Liga por delante para que las cosas se arreglen ya.

A usted no le ha sorprendido nada lo que le acabo de decir...

Por ahora estoy aquí sin saber nada, ya si luego vienen o no vienen, aquí estaremos esperando.

Qué pasa, que el representante le ha dicho que no diga nada...

No, las cosas son como son y no hay nada de nada.

Precisamente en el puesto de central parece que el Barça tiene necesidades para la temporada próxima...

Lo primero es terminar la temporada y a partir de aquí todo se verá. Tengo un contrato con el Sporting de cuatro años.

¿Tiene una cláusula de recompra para este año de dos millones de euros?

El Barça tiene la opción de recompra los tres primeros años.

¿Sabe que Guardiola dijo que la vuelta dependía de su trabajo?

Sí, está claro que todo depende de mí. Si no me esfuerzo y hago las cosas mejor, no saldrá.

¿Tiene esperanza, entonces?

A cualquier futbolista le gustaría jugar en un club grande.

¿Ahora, tiene más ilusión que hace unos meses?

Ya le digo que hasta que yo no sepa nada, la ilusión se mantiene para defender los colores del Sporting.

Usted jugó con Fontàs, ¿no?

Yo, con Fontàs, sí. Me llevaba muy bien con él.

¿Y con Puyol y Piqué?

Los conozco del tiempo que pasé en el primer equipo. Entrené con ellos, sí.

El próximo partido es con el Real Madrid. Si ya de por sí es un partido que estimula, supongo que ahora le motivará más todavía...

Es el segundo de la Liga y vamos con ganas de poder hacer algo allí.

¿Hay opciones?

Sí, por qué no. Es un partido más, once contra once y todo se verá.

Volviendo al tema de su vuelta, ¿su representante no le ha dicho nada?

A ver, las cosas como son.

Pero cuando en ese portal dicen que vuelve, agua llevará el río, ¿no?

Si no me han dicho nada, no sabré nada.


viernes, 25 de marzo de 2011

L'Avi del Barça: "Me afeitaré la barba si ganamos la Champions"


No representa la imagen de un forofo, sino la del aficionado calmado, sereno, degustador experto de buen fútbol. Son muchos años yendo al Camp Nou con su camiseta ajustada de algodón, su barretina y su barba blanca. Joan Casals, 77 años, es L'Avi del Barça, un socio de Guardiola de Berguedà, que desde los años 70 el barcelonismo identifica con esta entrañable figura, creada por el dibujante Valentí Castanys en la antigua revista Xut. Las peñas, los culés, en especial los niños, lo acogen con calor a cada celebración a la que acude. Aún recuerda el trato recibido en la Trobada Mundial de Donosti o en la de Totana. Ahora viaja con más dificultades, pues ya no conduce tras un accidente de tráfico, pero sigue con la misma ilusión de representar al Barça. Y mantiene su apuesta desde la primera Copa de Europa conseguida: afeitarse la barba en caso de ganar la Champions de Wembley.

¿Cuántos años siguiendo al Barça?

Representando a la figura de L'Avi del Barça son unos 26 años, pero del Barça soy de toda la vida.

¿Dentro y fuera de casa?

Voy a todos los partidos del Camp Nou, a los de fuera cada año voy a unos tres o cuatro partidos, depende.

¿Al Bernabéu no va?

No, no voy. Bueno, he ido una vez al Bernabéu...

¿De incógnito?

Fui una vez cuando el Barça jugaba con el Betis la final de Copa.

¿Por qué le dio por representar al personaje de L' Avi?

Yo fui con mis hijos y la mujer a un partido del Gamper, me puse un maillot de los años 70, de cuando Cruyff jugaba en el Barça, me había dejado la barba hacía un par de años, ya la tenía bastante blanca, además soy un poco gordete... La gente cuando me vio me identificó como el personaje de L'Avi del Barça, una figura ficticia, un dibujo creado por la revista Xut. Entonces había culés que me decían que me parecía a L' Avi y me pedían posar con ellos en la foto. Y así empezó la cosa. A partir de entonces, iba cada domingoal Camp Nou con el maillot este, que no me lo ponía antes y así la gente empezó a llamarme L'Avi.

¿Lo que usted llama maillot es una camiseta antigua?

Exacto, es como una camiseta con manga larga, muy ajustada, nada que ver con las que luego vinieron, que son de otro material. Aquello no llevaba nada más que el escudo y era de algodón.

Tengo entendido que la directiva del Barça ha decidido darle una ayuda para sus desplazamientos.

Sí, me ayudan en los desplazamientos a las peñas, a las que voy a inaguraciones, aniversarios...

¿Y eso se lo paga el club?

Según qué casos. El club me sufraga los gastos cuando voy en representación de ellos. Si no es así, si voy directamente a las peñas sin pasar por el club, me lo tienen que pagar las peñas. Yo no cobro nada, solo son los gastos de estancia.

¿Va a muchas celebraciones?

Sí, voy cada semana. La semana pasada fui el viernes a una y el sábado a otras dos.

¿También sale fuera de Cataluña?

Esta semana voy a Onteniente. Me llamaron para ver si podía ir. Y es que antes iba con mi coche, pero tuve un accidente hace unos meses y ahora no me atrevo.

¿Se ha recuperado bien del accidente?

Bueno, me ha quedado una mano un poco fastidiada, pero bien, bien.

¿De la directiva actual recibe buen trato? ¿Mejor ahora, con Rosell, o antes con Laporta?

Con Laporta decidieron que fuera oficialmente L'Avi del Barça, me reconocieron como tal personaje. Y Rosell lo ha mejorado un poco. Me hicieron un homenaje muy bonito en el último Gamper con toda mi familia en el campo, cantamos el himno y fue muy emocionante. Me tienen bastante aprecio, aunque no llega tampoco a ser lo que yo querría.


¿Qué querría?

Que en los desplazamientos internacionales y las finales de torneos, fuera de España, sea la Champions u otra competición, también me ayudaran un poco, porque claro, hasta hace dos o tres años me lo pagaba yo todo. Si no me lo pagaban las peñas, me lo tenía que pagar yo, pero me gusta y me lo paso bien...

Usted se afeitó la barba después de ganar la Champions de Paris, en 2006...

Sí. En la final de Wembley conocí a un muchacho, Salvador Torres, que es de Valencia precisamente y allí nos hicimos muy amigos con los nervios que pasamos. Y después del partido de Wembley hicimos la promesa cuando nos encontramos en Valencia, donde él es presidente de una peña, que si ganábamos otra Champions él se afeitaría la cabeza y yo la barba. Cuando ganamos la de París, la tuvimos que cumplir. Y con la victoria de Roma tuvimos que hacer lo mismo. Y claro ya es una tradición, por lo que si llegamos a la final de Wembley y la ganamos, tendremos que volverlo a hacer.

Supongo que la barba le crecerá rápido.

Sí, eso en quince días vuelve a ser la barba de L'Avi. Lo único es que cuando me quito la barba y me piden alguna peña que vaya a una celebración les digo que no porque sin la barba no lo represento bien.

¿Usted que ha visto tantos equipos del Barça, el actual es el mejor?

Podría decir que sí, aunque he visto equipos buenos, como el Dream Team, que ganó la Copa de Europa, pero también el equipo de las Cinc Copas, que yo viví cuando trabajaba en Barcelona. Tenía 17 años, estaba trabajando de aprendiz en una panadería y sus dueños tenían cuatro o cinco carnés y cuando no iban me dejaban el carné para ir al campo de Les Corts. Entonces, la entrada general costaba diez pesetas, pero como yo no cobraba nada por trabajar como aprendiz, tenía que esperar a que me dejaran el carné. El otro día estuve en Villafranca del Penedes, donde le hicieron un homenaje a Ramallets, con quien recordé aquellos tiempos.

Usted tiene en su pueblo, Guardiola de Berguedà, un restaurante, El Recó de L'Avi. ¿También se viste de L'Avi para los comensales?

Sí, a veces sí. Me piden hacerse fotos conmigo y les digo que mejor me pongo una camiseta del Barça.

¿Le ha servido la representación de este personaje para que su negocio prosperase más?

Bueno, algo ha influido, porque viene mucha gente porque se lo han dicho otros, que por casualidad habían ido al restaurante y luego contaban que habían visto al L'Avi del Barça...

¿Tiene su restaurante alguna especialidad con nombre o relacionada con el Barça?

No, más bien es comida típica, carnes a la brasa, butifarras... Una cocina normal.

¿Pero ya no trajinará allí?

Mi mujer era la que cocinaba y yo servía. Ahora son mis hijos los que lo llevan, lo que pasa es que nosotros estamos allí y les ayudamos a veces, un poco como relaciones públicas.

¿Su papel de L'Avi lo heredará algún hijo?

Es muy dificil (rie). No creo que mi hijo pueda tener nunca la figura de L'Avi. Lo que pasa es que pienso que esta figura debe seguir. Yo a algunas personas les he dicho que podrían ser mi sucesor, porque se parecen, tienen barba blanca, con barriga... Supongo que ya habrá personas que lo puedan hacer, yo creo. Algunos me dicen "no, pero cómo tú no. Y yo digo, claro que sí". Es una figura muy impactante porque las peñas y los niños se quedan pasmados conmigo. Habría que mantenerla.

¿Se ha cruzado alguna vez con Manolo el del Bombo?

Solo en un partido de fútbol benéfico, que se hacía en Sant Boi. Lo conocía de verlo por la tele, pero hasta ese momento no lo había visto en persona.

No necesita ni bombo ni trompeta para animar.

Yo, con mi barba, mi bandera y mi barretina me basto. Alguno me dice "tú eres el del Bombo y yo le digo de bombo, nada".

Quería preguntarle por aquellas críticas del presidente del Casal de L'Avi, que decía que usted usurpaba la figura. ¿Se han limado ya las asperezas?

Él sigue igual. Después de todo aquello, hizo unas declaraciones en la televisión del Barça y siguió con el mismo tono. Yo no he querido polemizar con él, pero la gente ha comprendido que yo no usurpaba a nadie, y nada menos, fíjate tú, que el año pasado me hicieron un homenaje en un pueblo cercano al mío, Prats de Lluçanès, e invitaron a la nieta del creador de L'Avi del Barça, Valentí Castanys, y bueno, la muchacha, me mostró su satisfacción por que yo representara esta figura. Estuvo muy encantada e incluso me regalaron un cuadro con el dibujo de L'Avi creado por Castanys. De manera que no sé por qué viene todo eso, cuando además el Casal de L'Avi lo inauguró el presidente Núñez, y según me dijo a mí un periodista, eso se hizo años después de que yo empezara a salir como Avi. Si alguien usurpa el personaje puede que sean ellos.

(La fotografía de cabecera es de Jaume Domenech y está extraída de www.ojodigital.com; el Barça toon de L'Avi corresponde a www.fcbarcelona.com; la compartida con Rosell es de Mireia Arso, y extraída de www.regio7.cat; la de los jugadores del Dream Team, de www.blaugranas.com y el último dibujo pertenece a www.elpetitmuseu.com)